10/2/12

Ser bruja, una cuestion de amor.

Si digo que HOY descubri que era bruja, miento. Ser bruja fue un proceso que me llevo toda esta existencia.
De pequeña aprendi el poder de la naturaleza, lo inevitable de la muerte, la maravilla del nacimiento, el poder del fuego, el poder del rayo, el poder del agua, el poder del viento, el poder del amor. Lo aprendi mediante la experiencia pura, sin explicaciones ni libros de texto.
Me crie en el campo, los primeros 12 años de mi vida practicamente solo convivi con mis padres y mis dos hermanas, y eventualmente parientes y amigos, compañeros de escuela, gente del pueblo. Sin televisor los primeros 7 años de mi vida mis sentidos estaban a full, mi mente super abierta. Por mis precoces manos pasaron libros de todo tipo e innumerables experiencias y aventuras .
Pero fue de mis abuelas y mi mama de quienes aprendi la mas hermosa de las lecciones. Curar desde el amor. Mis dos abuelas  curaban el empacho (cuando uno se siente mal del estomago), mi mama tambien,  ellas utilizaban una cinta y hacian una oracion, para algunos el curar de palabra y esas cosas es puro mambo jambo. Pero para mi una niña pequeña que se sentia mal era como si en el momento que te estan robando apareciera Superman. No era solo el mambo jambo, yo podia sentir su energia de amor, sentia que ellas me estaban dando algo. Ademas luego estaba el te de cedron y ruda y los mimos.
Cada vez que tenia un ataque de asma no eran los remedios los que me curaban, era el inmenso amor que me mostraba mi primo Pico, cada vez que me daba esas demoledoras inyecciones. Era la mano de mi mama la que me hacia sentir segura.
Papa me enseño el poder de la vida cada vez que participabamos del naciemiento de un potrillo, de un ternero, de un cordero, de un cerdo, de un perro, etc. Nada de palabras ni comentarios, compartiamos el momento. Habia un aprendizaje de amor.
Mi abuela Victoria me enseño entre otras cosas el poder coagulante del azucar, los beneficios de las hierbas y de los alimentos. Me enseño que todo lo que esta en la naturaleza es para ser usado, un ejemplo es cuando no se tiene "curitas" (band aid) se puede utilizar una telaraña. Que la hoja de papa, (es un tipo de enredadera, no de la papa el tuberculo) es lo mejor para curar un forunculo. Que la yerba del pollo es buena para los riñones, que no hay nada mejor comer naranjas al comienzo del invierno (epoca de naranjas) para no resfriarnos, que la espuma de la leche de vaca recien ordeñada era la mejor crema humectante, etc...
Mi abuela Celina me enseño el amor sin palabras, el amor demostrado a su manera, el amor en una leche con miel, en un desayuno con criollitas y mendicrim, el amor en dejarse ganar a las cartas para tener un justificativo para darme los 10 pesos para salir el sabado a la noche.
Mi mama me enseño el amor incondicional, el amor mas alla de todo, el amor en la libertad y el respeto a mis desiciones, sabiendo que mas alla de aprobarlo o no, ella siempre esta ahi para mi.
Mi experiencia me enseño que una sonrisa puede cambiarle el dia a alguien, que un acto impulsivo es muchas veces el mas acertado. Mi experiencia me enseño que si prestas atencion escuchas lo que te dice el alma de las personas.
De eso se trata este blog, no de hechizos ni pocimas magicas, no de revelaciones ancestrales ni de visiones futuras. Se trata de compartir, de dar, de aprender...

                                                               PaulyS

2 comments:

MARU dijo...

Querida Pauly, es un placer leerte. ¿Sabes? Hay una cosa que en la vida sólo dan los años, la sabiduría de la experiencia...Pero a ti te l legaron desde chiquitita...
Me has hecho recordar tantas cosas... Mi yaya, la madre de mi madre, también tenía "poderes". Ella nació en 1892.
A su casa acudieron muchas veces las mamás con niños malitos para que ella les impusiera las manos y con oraciones les sanara. A mi también me sanó muchas veces... Pero recuerdo, que sobretodo, lo que desprendía era mucho amor. Hacía que cuando te acercabas a ella te sintieras seguro; sabías que nada malo te podía pasar, solo bueno... Ayudaba a parir a las mujeres, torceduras, golpès, dolores...
Hacía un ungüento friendo varias hierbas del monte que freía en cera virgen, colaba, y luego dejaba enfriar. Se formaba una pomada de color miel (me parece que la estoy viendo)y con ella se ayudaba para masajear la zona enferma mientra con un hilo de voz rezaba muchos "padrenuestros"... A la hora que fuera, siempre estaba dispuesta para ayudar a quien fuera, tanto en su casa como en casa del enfermo. A cambio, nada, lo que tenían todos, nada. Como mucho algo de verdura del huerto o alguna gallina...
Murió cuando yo tenía 16 años, el 20 de agosto de 1.965 y solo tengo que cerrar los ojos para poder verla.
Fue mi confiente y mi fuente de amor. Hasta de murió, dormí con ella.
Enhorabuena, Dios te ha concedido un don; poder compartirlo es otro don. Un besito, princesa.

Fabian Salazar dijo...

Hay mucho por aprender, gracias por compartir esto con nosotros.

Publicar un comentario

Gracias por compartir tu opinion :)